Nuestros pacientes más pequeños tendrán un respiro de esperanza y vida, gracias a la Fundación Santiago Corazón, que recientemente dotó con un videolaringoscopio pediátrico neonatal a nuestra Unidad de Cardiología Pediátrica.

Este equipo nos ayudará a cuidar la vía aérea de los bebés y niños que han sido operados de cardiopatías congénitas. También nos permitirá identificar cualquier tipo de malformación anatómica que tengan en la vía aérea y disminuir la posibilidad de infección transmitida en caso de COVID-19 positivo.

¡Muchísimas gracias Santiago Corazón por ayudarnos con tanto amor a cuidar la vida de nuestros niños!